Cuando hablamos de combustibles está implícito un nivel de contaminación, sin embargo, hay opciones para disminuir la huella que ha causado nuestra evolución como sociedad; por ejemplo el diésel Ultra Bajo Azufre (UBA o ULSD) que se diferencia por tener un menor contenido de azufre de acuerdo con la NOM-016-CRE-2016, de tal forma que el contenido de este elemento en el combustible diésel debe ser menor a 15mg/kg.

Como sabemos, los vehículos automotores generan contaminantes atmosféricos producto de la combustión entre CO2 (dióxido de carbono), NOx (óxido de nitrógeno) y CO (monóxido de carbono), PM (material particulado), además de que las emisiones de compuestos de azufre causan serias preocupaciones en la salud humana, en el ambiente e inhiben el uso de tecnologías avanzadas para controlar las emisiones de otros contaminantes. Por lo tanto, la reducción de los niveles de azufre en los combustibles hará disminuir las emisiones vehiculares de los precursores del smog y otros contaminantes que ensucian nuestro aire y taponan nuestros pulmones.

Los sistemas de control de contaminación en motores alcanzan su máxima eficiencia cuando se usa diésel UBA o ULSD. Es así como representan una nueva herramienta para crear un aire más limpio, mejorando la salud pública y reduciendo los problemas ambientales; esto sucede gracias a que contienen 97% menos azufre que el diésel de bajo contenido de azufre convencional, por lo que permite una combustión más limpia.

El diésel ultrabajo en azufre es un combustible avalado por fabricantes de equipo original de última generación que provee el mejor rendimiento para las grandes flotas, lo cual brinda beneficios extra como:

· Productividad extendida: el equipo se mantendrá trabajando por más tiempo sin necesidad de cambiar filtros o cambiar inyectores debido a que el diésel UBA es más limpio.

· Rendimiento óptimo: se obtiene una combustión más eficiente convirtiendo la energía química del diésel UBA, en energía mecánica adecuada para el movimiento del equipo.

· Operabilidad limpia: permite que los sistemas de tratamiento de gases trabajen adecuadamente eliminando el óxido de nitrógeno y monóxido de carbono.

· Mejorador de lubricidad: contiene un aditivo de lubricidad que ayuda a prevenir el desgaste prematuro de los motores.

· Compatibilidad inversa: es compatible con sistemas avanzados de postratamiento y es adecuado también para versiones anteriores, por lo que es una excelente opción para flotas.

En conclusión, el Diésel Ultra Bajo Azufre (UBA o ULSD) está diseñado para disminuir la contaminación y brindar los mejores beneficios a motores a diésel ligeros, medianos y de labores pesadas de última generación.